Monterde desde los cuatro puntos cardinales.

4 puntos cardinales de Monterde

4 puntos cardinales de Monterde

En Monterde de Albarracín la primavera es la estación de año en la que la vida sale a flote después del crudo invierno. Sin embargo durante los últimos tiempos es una verdad a medias. Los inviernos ya no son lo que eran, muy lejos quedaron las intensas nevadas que cubrían el término municipal e incluso dejaban al pueblo aislado cuando no existía carretera y solo los caminos de herradura lo enlazaban con los pueblos del contorno. Por si fuera poco tampoco la primavera es lo que era. Llueve irregularmente y eso cuando llueve. Años como el pasado 2014 apenas hubo precipitaciones y la estación que tenía que representar la explosión de vida en la naturaleza fue una de las más deplorables de los últimos tiempos. Este año la pluviosidad ha sido bastante irregular y los labradores del pueblo mantienen la incertidumbre más absoluta de cómo acabará siendo la cosecha. Aún con todo quiero presentar a los vecinos y amigos del pueblo unas fotografías tomadas desde los cuatro puntos cardinales para que puedan apreciar cómo se encuentra la hoya donde se asienta el pueblo a finales del mes de mayo del presente 2015.

Sigue leyendo

Monterde, Verano de 1936 (IV Capítulo)

INTRODUCCIÓN

Siguiendo el orden cronológico que iniciamos en su momento en la revista Rehalda llegamos al final de las estaciones del año y con ello al último capítulo de las breves historias sobre la vida cotidiana en Monterde de Albarracín entre los años 1910 y 1936. En esta ocasión corresponde al verano y posiblemente a la característica más sobresaliente de la actividad económica de la sierra como es el mundo de los segadores. Nemesio el protagonista de esta historia así como los personajes que se describen son todos ficticios. No lo es sin embargo su azarosa vida cuyos retazos a modo de puzle han sido recogidos en diferentes entrevistas y unificados en una sola vivencia. Además los sucesos que se narran sucedieron realmente salvo la existencia del sindicato en el pueblo que es una aportación del autor de estas líneas para favorecer la línea argumental del relato.

Sigue leyendo

Monterde, Primavera 1930 (III Capítulo)

En esta ocasión, la tercera de las historias que vamos a publicar sigue el orden cronológico iniciado en los dos primeros capítulos (Monterde, Otoño 1910Monterde, Invierno 1920) y hace referencia a la primavera del año 1930. La protagonista es una persona que realmente existió y muchas de sus experiencias vitales le fueron contadas al autor de estas líneas, que las ha trasladado al texto que sigue a continuación. El trazo argumental del relato se vio enriquecido gracias a las aportaciones realizadas también por otros miembros de dicha familia. La acción sucede en la masía de La Golleta situada en el término municipal de Gea de Albarracín, aunque la familia es originaria de Monterde. Hemos cambiado los nombres de los protagonistas para evitar posibles suspicacias. A través de sus vivencias comprobaremos, en esta ocasión, las dificultades para abrirse paso de una familia muy pobre y numerosa junto a su vida diaria en la Sierra. Por otra parte, algunos retazos de esta historia son figurados con el objeto de conseguir una línea argumental adecuada.

PRIMAVERA 1930

No había cantado aún el gallo cuando Concepción y Segismundo se levantaron de la cama. La mujer encendió el candil y marchó rauda a despertar a sus dos hijas mayores para, con posteridad, bajar a la cocina a preparar el almuerzo del marido. Éste, por su parte, había vaciado el contenido de un balde de agua en la palangana del lavabo y procedió a su aseo personal. Una vez finalizado el mismo, bajó a la cocina donde su esposa había acabado de cocinar los almuerzos de su prole y se disponía a preparar un pequeño paquete que debía llevar a su hijastro en la ciudad de Teruel. Antes de envolverlo, también incorporó una carta que había dictado Segismundo (pues era analfabeto) a su hija mayor durante la pasada noche.

Sigue leyendo